Por qué la escuela actual no fomenta la creatividad

Suele decirse que la escuela actual no fomenta la creatividad.
La evaluación, el modelo de inteligencia, el ambiente creativo y los roles son decisivos.

frustrated high school student in classroom

Es cierto que la escuela actual anula la creatividad? ¿Se puede enseñar a ser creativo?

Uno de los temas que despierta más atención en los investigadores es la relación de la creatividad con la educación.

Desde hace algunos años, desde el Reino Unido y EEUU, se debate ampliamente sobre la necesidad de un cambio profundo en el modelo educativo. El diagnóstico consensuado entre algunos especialistas como Ken Robinson, es que el actual sistema no cumple con la función de preparar a las personas no sólo para los desafíos de la sociedad del futuro, sino ni siquiera para los retos del presente.

El dictado de programas uniformes en aulas con inteligencias y estilos de aprendizaje diversos, el enfoque excesivo hacia test estandarizados, el peso exclusivo de contenidos lógico-formales y la marginación de la formación artística, conducirían al fracaso escolar, bajos niveles de motivación y de conexión entre alumnos y profesores y en resumen, a la formación de personas y profesionales alejados de sus verdaderas pasiones y de un desarrollo pleno.

Sobre la creatividad, específicamente se cree que el actual sistema educativo anula  la capacidad creativa de los estudiantes desde el ciclo inicial hasta la salida de la universidad, al propiciar entornos que marginan el pensamiento divergente, la experimentación y el descubrimiento.

Como evidencia de este estado de situación, se suele citar la disminución durante las últimas décadas del rendimiento de los alumnos precisamente en el test Torrance de Creatividad , o un informe de IBM en el que ejecutivos de empresas señalan que la creatividad es el activo que más valoran y que menos se encuentran en sus jóvenes empleados recién egresados del sistema educativo.

 Ahora bien, ante esta situación surgen dos preguntas clave: ¿es verdad que la escuela actual suprime la creatividad? Y en segundo lugar, ¿se puede enseñar la creatividad?

Las respuestas que podemos obtener de la investigación es que efectivamente que sí, con matices, en ambos casos.

Los motivos por los cuales el actual modelo educativo suprime la creatividad

En primer lugar, no hay un único responsable del presente estado de la situación. Vayamos de lo general a lo particular:

A nivel global, salvo excepciones, gobiernos y sistemas educativos no contemplan la creatividad como un objetivo prioritario en su agenda.

Al tratarse de políticas con resultados en el largo plazo, los gobiernos de la mayoría de los países sencillamente ignoran más allá de lo discursivo la importancia de la creatividad e incluso de la propia educación para el futuro de la sociedad globalizada.

Por otra parte, la falta de fomento a la creatividad en las aulas también responde a conceptualizaciones sobre la inteligencia, el pensamiento convergente (de una única respuesta correcta) y diversas prácticas enraizadas profundamente en el sistema educativo desde hace décadas.

Como señalan especialistas como Ronald A. Beghetto o Keith Sawyer, si entramos en un aula hoy, veremos que en términos generales, pocas cosas han cambiado durante el último medio siglo. La disposición espacial y la dinámica de participación de los alumnos, el dictado de contenidos y las evaluaciones que premian el pensamiento convergente de una única respuesta correcta parecen inmutables a lo largo de las últimas décadas.

Las expectativas sobre los alumnos continúan siendo que calladamente presten atención, que internalicen (aunque sea de memoria) contenidos y que luego vuelquen su capacidad de recordar en las evaluaciones periódicas.

Los padres, por nuestra parte, valoramos que los hijos se comporten educadamente (que no den problemas en clase), obedezcan las directivas y obtengan altas calificaciones, aunque se trate de un aprendizaje repetitivo y de un rol pasivo en las dinámicas del aprendizaje.

Lo cierto es que el conjunto de la comunidad educativa (profesores, directivos y padres) y los gobiernos (con una cuota especialmente importante de responsabilidad), se encargan de que la creatividad no sea un activo especialmente valorado en la etapa educativa… contradictoriamente con la fascinación que generan luego las obras creativas o innovadoras en cualquier campo de actividad.

Asimismo, algunos estudios muestran que a los profesores les resulta particularmente difícil introducir prácticas que potencien la creatividad de los alumnos, dada la carga de expectativas sobre la gran cantidad de saberes y dominios que deben transmitir en una sociedad del conocimiento cada vez más compleja, así como las presiones para que sus alumnos obtengan buenas calificaciones.

El modelo de inteligencia

Uno de los principales obstáculos al desarrollo de la creatividad en las aulas, es según Robert J. Sternberg, la concepción que reina sobre la inteligencia, exclusivamente basada en la dimensión analítica, crítica y de pensamiento convergente.

Teorías como las de Howard Gardner de las inteligencias múltiples, o de los diferentes estilos de aprendizaje, aunque gozan de fama y consenso en la comunidad educativa, en pocos casos son adoptadas formalmente como estrategias dentro del aula.

Sternberg propone, por su parte, en su teoría de la successful intelligence (inteligencia exitosa) un enfoque triádico de la inteligencia que además de la dimensión analítica, incorpore la capacidad creativa y de habilidad práctica, instrumentos fundamentales para el desenvolvimiento en el mundo real.

Según este autor, el actual modelo educativo recompensa exclusivamente el pensamiento analítico y margina a los alumnos con potenciales creativo y práctico al no incluirlos en su metodología de enseñanza y evaluación, un déficit que se acumula año tras año.

Para Sternberg la creatividad y la capacidad práctica, complementan y potencian el aprendizaje de los alumnos, incluso en su dimensión analítica.

Las formas de evaluación

La evaluación de los alumnos señala básicamente qué es importante para el sistema educativo y qué no.

Los exámenes tipo test centrados esencialmente en las competencias STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) y lingüísticas, conforman el núcleo de las evaluaciones más comunes en el sistema educativo actual a nivel mundial.

Algunas iniciativas incorporan la resolución de problemas (como las últimas pruebas PISA), y con ello tangencialmente la evaluación del conocimiento aplicado mediante ejemplos prácticos, pero en términos generales el sistema evaluativo actual no examina las dimensiones de creatividad y habilidades en un entorno real.

En algunos países como China, el peso de los resultados de las sucesivas evaluaciones a lo largo de toda la educación, condiciona la vida de los estudiantes, quienes están convencidos de que su futuro éxito profesional está atado a los resultados obtenidos en este tipo de evaluaciones académicas.

La forma de evaluar modela la educación y según sea su peso en las exigencias del sistema educativo y de la sociedad en general condiciona la totalidad de la enseñanza y de lo que sucede dentro y fuera de las aulas en la vida de los alumnos.

Conclusiones

Hemos visto las principales razones del porqué el sistema educativo actual no contribuye a desarrollar el potencial creativo de los alumnos.

La mayoría de ellas son razones estructurales o sociales cuyo cambio global es difícil que suceda en el corto plazo.

Ahora bien, como señala Ken Robinson en una de sus últimas conferencias, el mensaje esperanzador pasa por los resquicios de autonomía con que aún cuentan centros y profesores que pueden incorporar iniciativas y proyectos que despierten el potencial creativo de los alumnos.

Como veremos en nuestra próxima entrada, desde cierto punto de vista la creatividad es al fin de cuentas un hábito, una disposición para actuar que puede transmitirse, enseñarse y favorecerse a través de un enfoque y un clima adecuado dentro y fuera del aula.

 

Sobre el autor

Fabricio Busi

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Copyright Paradigma Creativo © 2014. Seashell Theme by Meks. Powered by WordPress.